Método Ferrerós, el método a medida para entender y educar a tus hijos

¿Por qué es necesario un libro sobre educar?
Precisamente, porque los niños no nacen con un libro de instrucciones bajo el brazo y los padres se encuentran día a día con el dilema de tener que tomar pequeñas y diferentes decisiones a lo largo de la infancia del hijo.
¿Qué significa educar?
Educar significa poner límites a la conducta de nuestros hijos, lo que puede variar significativamente dependiendo de la edad. La educación de nuestros hijos es una carrera de fondo, en la que cada día se van alcanzando pequeños objetivos, que nos permitirán construir unos sólidos cimientos sobre los que se asentarán las futuras reacciones de nuestros hijos.
¿En qué se basa una buena educación?
El informe Delors, elaborado a petición de la Unesco por una comisión internacional, sobre la educación del siglo xxi, señala como los «cuatro pilares de la educación».el aprender a hacer, a conocer, a vivir juntos y a ser; dando lugar a una propuesta renovadora: la educación a lo largo de toda la vida.
¿En qué consiste este método educativo?
Para poder aplicar nuestro método educativo hemos de estar predispuestos a emplearnos a fondo. Implicarnos tanto emocional como intelectualmente, ya que una de las premisas fundamentales de este método se basa en la comprensión objetiva de vuestro hijo a lo largo de su desarrollo. Al igual que el pediatra anota periódicamente el peso y la talla del niño, los padres anotarán una serie de variables emocionales, que serán los datos objetivos desde los que aplicaremos nuestras pautas educativas y extraeremos útiles conclusiones. Éstas no se verán distorsionadas por lo que a uno o a otros les ha parecido entender, oír o interpretar, sino que serán datos reales.
¿Con este método conseguiré que mi hijo se porte bien?
A menudo caemos en el tópico de pensar que si enseñamos a nuestro hijo a pedir las cosas por favor o a dar las gracias ya lo tenemos educado. Pero en realidad no es así. No son más importantes las formas que el fondo. Lo que hemos de conseguir es que nuestros hijos entiendan y razonen los motivos que hay detrás, que sean capaces de reflexionar y darse cuenta de que para ganarse la confianza hay que empezar por portarse bien con los demás. Y las buenas formas no son sino una manera de exteriorizarlo. Pero el no saber el porqué, lo convierte en algo sin sentido.
     
 
 
2008 Editorial Planeta. Todos los derechos reservados. Condiciones de uso - Política de privacidad
  Método Ferreros, Estimulación prenatal Musical